Lecciones sobre la caridad

Basurero3

“Mi punto de vista sobre la caridad es muy sencillo. No la considero una virtud principal y, sobre todo, no la considero un deber moral. No hay nada de malo en ayudar a otras personas, siempre y cuando se merezcan la ayuda y uno pueda permitirse el ayudarles. Veo la caridad como un asunto marginal. Estoy luchando contra la idea de que la caridad es un deber moral y una virtud cardinal” . Ayn Rand

En Diciembre pasado decidimos unirnos al evento que año con año organiza la Asociación, “Navidad para todos”. Ellos llevan a cabo una fiesta de Navidad para los niños que viven y trabajan en el Basurero Municipal.

Se organizó una colecta y logramos recaudar piñatas, caramelos, chicles, libros, ropa, juguetes, shampoo, cepillos y pasta de dientes, etc. También se recolectó una donación de pan, pollo y refrescos para prepararles una merienda saludable.

Llegó el día (domingo 22 de diciembre 2013), nos reunimos y salimos desde muy temprano emocionados de llevar a estos pequeños un poco de alegría en Navidad.  Como era natural, íbamos un poco aprensivos, un basurero no es un lugar atractivo para visitar.

Para nuestra sorpresa todo estaba muy organizado, habían personas indicando dónde estacionarse, dirigiendo la logística de sacar las donaciones de los carros e indicándonos donde se llevaría a cabo cada actividad. La comida, nos señalaron, debe de ir en esta área. Las piñatas, el show de payasos y demás actividades deben ir en esta otra área, etc. La coordinación de estas personas era impecable.  El olor era normal, nunca sentí olor a desechos o basura.

Anteriormente nos habíamos dividido en equipos (alimentos, ropa, juguetes, piñatas, animación, etc.), como era de esperarse, a mí me tocó libros. Las donaciones no pudieron ser divididas con anterioridad, ya que muchas llegaron a nuestras manos en el último momento.

Nos dimos a la tarea de coordinar todas las donaciones mientras los niños (al rededor de 1000) iban a ver el show de payasos y a quebrar las piñatas, que ya venían llenas para hacer más sencilla la actividad, y nosotros podríamos trabajar con más tranquilidad.

El proceso iba a ser el siguiente, luego de las piñatas los niños pasarían, acompañados de su madre, a recibir ropa, juguetes, libros y su merienda nutritiva.

Mientras trabajábamos seleccionando los libros, tuve tiempo de evaluar mi entorno. Lo primero que llamó mi atención fue la cantidad de cable coaxial que llegaba a estas pequeñas casas construidas con láminas de zinc. ¿Cómo es posible que esta gente no tenga una casa construida con bloques de concreto y sí tenga acceso a televisión por cable?
Los niños a mi alrededor que no estaban participando en las piñatas, visitaban las pequeñas tiendas de alimentos, que al menos en el área que yo estaba, las había en abundancia, para comprar galletas, papitas y gaseosas. ¿Tienen suficiente dinero para comprar en una tienda galletas y papitas?

Más adelante llegó mi amigo André, fotógrafo del evento, a decirme que había visto un Arcade con maquinas de juego y una sala de internet donde unas adolescentes se encontraban revisando el Facebook. ¿Puede ser esto posible? Esta gente tiene suficiente dinero para comprar comida chatarra en la tienda, cable de TV en la casa, Arcade de juegos y acceso a internet. Algo no andaba bien, es un basurero, todas las casa son de láminas de zinc, y esta gente tiene todos estos servicios. ¿Porqué no construir drenajes, casas de block y llevar agua potable a todas las viviendas?

En Guatemala el 50% de los niños padece de desnutrición, de este 50% el 49% padece desnutrición crónica y un 1% aguda. Sin embargo, los padres de estos niños malgastan el dinero que ganan en comida chatarra en vez de alimentar a sus hijos con una comida nutritiva que, sin lugar a dudas, les saldría mucho más barata.

Llegó la hora de entregar los regalos, los niños comenzaron a pasar con sus madres uno a uno en perfecto orden. De los 1000 niños que desfilaron por ahí recogiendo sus regalos, no llegué a contar 10 que dieran las gracias.

Yo no fuí a dejar los juguetes para que me lo agradecieran, pero la gratitud es algo básico, te lo dice la religión, te lo dicen los grupos new age, ¡te lo dice el sentido común! Cuando agradecemos lo que tenemos, recibimos innumerables bendiciones. Al menos en mi caso así ha sido. En mi vida muchas personas me han tendido la mano, sin tener la obligación de hacerlo, y toda mi vida les estaré agradecida.

Ninguno de los que estábamos ahí teníamos ningún tipo de obligación de llevarles una Navidad a estos niños, sin embargo, la actitud de estas madres y estos chicos me tenía más que sorprendida. Tomaban las cosas como si fuese nuestra obligación hacerlo. ¿Es la caridad una obligación? No, la caridad es opción, una decisión.

Un periodista que llegó a cubrir el evento nos hizo la siguiente observación: “veo más felices a los que están dando que a los que están recibiendo”.

Gracias a esta observación, descubrí la verdadera razón por la que yo estaba ahí, porque me hacía feliz a mí. Un acto totalmente egoísta fue mi motor. La actitud de estas personas no es mi problema, sino el de ellos. Pude comprobar que tienen los medios para mejorar su entorno, pero han decidido lo contrario, es su decisión. No importa la ayuda que les llegue, ellos están conformes con lo que tienen. El que esté inconforme, no me cabe la menor duda, saldrá de ahí y mejorará su calidad de vida y la de su familia.

La próxima Navidad espero visitar un lugar donde haya verdadera necesidad. Me han hablado de un orfanato de niños que han sido víctimas de abuso y maltrato, que es un lugar maravilloso donde los niños más que bienes materiales, necesitan una sonrisa y un abrazo.

“Ya no discutas acerca de si puede existir en el mundo un ser humano bueno y recto: urge que tú lo seas”. Marco Aurelio

Edición por Adelaida Loukota

Fotografía de André Schrei 

Escritora independiente, columnista, bibliófila y entrevistadora del programa A las 8:45 por Canal Antigua.

4 Comments

  1. No me cabe la menor duda que tu intención al acercarte al basurero a brindar esta ayuda era buena. Pero ojo con el juicio superficial que puedes hacer de una sola visita en la que llevas «chicles y juguetes» a una comunidad de escasos recursos. Para realmente aportar, se deben conocer las necesidades y escuchar a la comunidad, no asumir que lo que tú lleves es lo que realmente necesitan. Tu post puede fácilmente reproducir estereotipos negativos respecto a la pobreza, y ya no necesitamos más de eso Carmina. Bastante distancia tenemos ya entre las personas de distintas clases sociales. Si las personas comen comida chatarra o tienen acceso a tecnología, como prioridades sobre cosas que tú y yo consideramos más importantes, no es tan simple como una elección. Y poder hacer un análisis de la complejidad de estas circunstancias puede hacer que tu ayuda sea mucho más eficiente para próximas oportunidades. Ojalá y puedas acercarte a este orfanato del que hablas y des chance a conocer la humanidad de las personas, que como dices a veces necesitan más de una sonrisa y un abrazo, que de la caridad ocasional de una visita que no saben si volverán a ver alguna vez en su vida.

    1. Estimada Carmen,
      Gracias por su mensaje y por tomarse el tiempo de leer y comentar. Me parece que usted tiene razón en muchos de los puntos que señala.
      También me gustaría aclarar que el evento fue una «Fiesta de Navidad» con piñatas, y que además de dulces y chicles contenían cepillos de dientes, empaques pequeños de shampoo, crayones, libros de colorear, libros de cuentos, etc.
      Adicionalmente a los juguetes entregados, cada niño recibió un donativo de ropa, libros y una merienda saludable.
      Lo que pude ver es que en efecto, estas personas más que ayuda material, lo que necesitan es capacitación. Si estas madres supieran el daño que le están haciendo a sus hijos al comer comida chatarra y la cantidad de dinero que economizarían en ello, estoy segura de que podrían cambiar.
      Una mamá durante las piñatas le gritó a su hijo: «Pégale a la piñata, como se le pega a la novia» ¡Que es eso! ¿Y hablamos de violencia contra la mujer? ¿Cómo se le ocurre decirle eso a su hijo? En fin, y así podría seguir narrando innumerables experiencias. Muchas personas me han comentado que han tenido experiencias similares a la nuestra. Y que la comunidad que habita ahí tiene dirigentes que solo buscan favores políticos y no así el bien de su comunidad, como sería hacer una planificación para el desarrollo de viviendas, drenajes y llevar agua potable a las casas.
      En efecto este año haremos algo muy diferente, que será compartir un rato con niños que necesitan amor y atención, aparte de un donativo económico para la institución que es manejada por unas monjas. Nuevamente, gracias por comentar.

  2. Me encantó el comentario de Carmen Cordón. Todo lo que pude haber dicho, ella ya lo escribió mucho mejor. De nuevo, yo también le agradezco su iniciativa al hacer obras de caridad. No son muchas personas las que lo hacen. Se ve que tiene buenas intenciones. Sin embargo, su juicio hacia estas personas me pareció totalmente errado y contribuye a ampliar la brecha entre clases que es tan marcado en Guatemala. Uno a veces juzga en base a su propio contexto y no al de los demás. La falta de educación es uno de los pilares de la problemática social guatemalteca. Es por lo mismo la falta de análisis para discernir si una papita frita es mejor que un brócoli. Recordemos también que todos somos víctimas de la publicidad (la misma razón por la cuál pagan Claro TV en vez de su casa con ladrillos) y los niños son los más vulnerables a este monstruo que lo único que busca es nuestro dinero sin importarle los factores nutricionales, o si una casa de ladrillos es mejor que ver a Kim Kardashian. Con respecto a la ingratitud, sepa que la caridad es por excelencia un acto desinteresado, asimismo, recuerde en su infancia cuántas veces agradeció sin que un adulto le recalcara «diga gracias» hasta que de tanto repetirse, finalmente lo instituyó en sus hábitos. Es simplemente una cosa de niños. Por otra parte, uno no simplemente elige salirse y brindarle una mejor calidad de vida a su familia, no es así de fácil. Me gradué de la Universidad y no gano como esperaba. Los requisitos para acceder a los mejores puestos son: cartas de recomendación, maestrías, años de experiencia (que no los pudiste haber tenido si estabas estudiando) o buenos conectes entre otros. ¿Quién cree usted que le daría una carta de recomendación a estas personas para acceder a un sueldo decente? ¿Acaso cree que un banco le daría un préstamo así de fácil para poder tener un mejor hogar en una mejor área?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *